Alimentos tóxicos para perros

Los perros tienen que llevar una dieta equilibrada y saludable, específica para ellos. Esto significa que hay comidas que pueden comer y hay otras que no. Nosotros te damos una lista de alimentos tóxicos que no debes dar a tu perro.

Alcohol

El alcohol es una sustancia que produce problemas físicos y mentales en tu perro.

Problemas cardíacos y respiratorios: Esta sustancia reduce la velocidad de las funciones de los órganos del perro, afectando de gravedad al corazón y a los pulmones.

Lesiones renales: El alcohol es una sustancia química venenosa, los riñones de tu perro intentarán expulsarla del organismo lo antes posible, pudiendo llegar a hacer un sobre esfuerzo que los dañase. Uno de ellos podría dejar de funcionar.

Cambios en su comportamiento: Puede deprimir a tu mascota, aumentar su agresividad y hacer que quiera hacer sus necesidades por toda la casa.

Muerte: Aunque tu perro no muestre síntomas negativos por la ingesta de alcohol, puede morir de forma repentina si no se interviene a tiempo.

Otros síntomas: Diarrea, vómitos, espuma en la boca, desmayos, debilidad, convulsiones, colapsos y deshidratación.

Ajos y cebollas

Estos ingredientes están presentes en la mayoría de platos para humanos, y en grandes cantidades son altamente peligrosos para nuestros perros. Un can no debe consumir más del 0.5% de su peso en ajos y cebollas.

Los síntomas se presentan a partir de los 6 días tras su consumo. Son: vómitos, pis/orina con tonos rojizos, letargo y diarrea.

También puede provocar problemas respiratorios y anemia.

Leche

La leche es otro de los alimentos tóxicos para perros. Los perros adultos en su mayoría son intolerables a la lactosa porque carecen de las enzimas necesarias para su consumo. Produce vómitos y diarrea.

Azúcar

El azúcar, o cualquier dulce que lo contenga, como golosinas industriales para humanos o chicles. Genera ceguera y diabetes.

La goma de mascar además se queda pegada en las paredes del esófago, haciendo que tu perro se ahogue; y en las paredes del intestino. Se elimina vía oral en un veterinario, en el peor de los casos se utiliza la cirugía.

Si tu mascota ha comido chicle, observa sus reacciones en las primeras 12 horas. Si vomita, presenta convulsiones o pérdida del equilibrio, ve urgentemente a un veterinario.

Chicle y golosinas sin azúcar

Estos productos industriales contienen un edulcorante llamado xilitol, el cual es un derivado del alcohol y está presente en una gran variedad de productos para humanos.

Es altamente tóxico para perros porque produce vómitos, colapsos, insuficiencia hepática y pérdida de la coordinación. Los síntomas son visibles a partir de la primera hora.

El perro puede ser salvado si se le induce al vómito inmediatamente después de haber consumido xilitol.

Huesos

Un perro solo debe tomar los huesos que recomienden en una tienda para mascotas, que suelen ser golosinas.

Un hueso puede provocar perforaciones en un organismo, asfixia e indigestión. Los de las aves se convierten en astillas/agujas en el estómago de nuestra mascota.

Cítricos, frutas con hueso y otras frutas

Normalmente los perros se alejan de los cítricos por la acidez que tienen, pero si muestra interés en comerse uno o lo hace por accidente, puede experimentar sensibilidad a la luz, vómitos, diarrea y dolores abdominales.

Las frutas con hueso ponen en riesgo de asfixia a nuestro perro, además de contener cianuro.

También existen otras frutas, como las uvas, o partes de frutas que son tóxicas para nuestra mascota.

 

Los alimentos tóxicos para perros están muy presentes en una dieta para humanos. Si tienes dudas sobre algún alimento, consulta a un veterinario antes de dárselo a tu perro.

Si presenta síntomas de haber consumido cualquiera de los alimentos mencionados, lleva a tu mascota a un veterinario lo antes posible.

Gato Cosmico

Autor: Gato Cosmico

Amante de los animales, rescatista a medio tiempo, voluntario en jornadas de esterilización y actor porno frustrado.