Cómo cuidar a una tortuga de agua

tortuga de agua

Las tortugas son fáciles de mantener y criar. Aún así, nosotros te damos algunos consejos básicos para cuidar a una tortuga de agua.

El acuario o tortuguera

En el acuario de una tortuga siempre debe hacer un espacio seco y otro con agua. Si tu mascota es pequeña, el agua puede tener menos de 30 centímetros de profundidad, lo suficiente como para que nade y pueda bucear.

Cuando termine su proceso de crecimiento, necesitará un espacio más amplio.

A las tortugas les gusta comer directamente del agua, haciendo que aparezca suciedad con frecuencia.

Una forma de evitar esto es utilizar filtros. Si tu tortuga vive en un acuario pequeño, puedes utilizar un filtro interno y limpiarlo una vez al mes.

También puedes utilizar un filtro externo que atrape a los residuos grandes. Este tipo de filtros además generan pequeñas corrientes de agua, que son agradables para tu tortuga de agua.

Otra manera de mantener limpio el hábitat de tu mascota es darle de comer en una tortuguera/acuario aparte y luego devolverla a su hogar.

En el agua del tanque tiene que haber una buena población de bacterias en el filtro biológico y mantenerse oxigenada, esto se consigue con un aireador con piedra difusora.

El espacio seco de la isla debe de ser de fácil acceso para nuestra tortuga de agua. Tiene que ser lo suficientemente grande como para que pueda secarse, tener decoraciones que le aporten sombra y un lugar dónde esconderse; y estar cubierto de grava o arena.

Condiciones del acuario

Las tortugas de agua necesitan las radiaciones UVB durante el día para metabolizar el calcio.

Necesitas instalar en el acuario una lámpara que emita estas radiaciones y una calefacción o calentador, porque es necesario mantener la temperatura del acuario entre 24 y 30ºC, la del agua debe ser un poco más baja.

Mide diariamente las temperaturas del acuario y observa si tu tortuga de agua se mantiene activa o se alimenta bien. Si observas algo inusual, consultalo con un veterinario.

Alimentación

Las tortugas de agua son carnívoras en su mayoría, aunque comen vegetales de vez en cuando. Toda la comida que le proporciones debe estar en trozos pequeños.

En las tiendas para mascotas venden comida específica para ellas. Es recomendable añadir alimentos frescos como gambas, carne, insectos y gusanos.

Nunca alimentes a tu tortuga con comida para otras mascotas o humanos.

Es imprescindible que consigas un suplemento de calcio para reptiles y echarlo sobre la comida todos los días si tu tortuga sigue en desarrollo, y dos veces a la semana si es adulta.

Si tu tortuga de agua empieza a estar con los ojos hinchados, significa que tiene déficit de Vitamina A. Llévala a un veterinario para que le suministre las medidas necesarias —inyecciones o gotas para los ojos—.

Las tortugas menores o de un año de edad deben ser alimentadas una vez al día; las jóvenes una vez cada dos días; y las ancianas una vez cada tres días, con pequeños picoteos entre ellos.

Otras formas de suministrar comida a estos reptiles son: alimentarlos todos los días en porciones pequeñas o darles de comer todo lo que puedan entre 15 y 20 minutos.

Si no sabes qué método escoger, consulta a un veterinario.

No alimentes demasiado a tu tortuga para evitar que desarrolle enfermedades. Esto es muy importante porque las tortugas de agua aprenden a solicitar comida, y tienes que ignorar todas sus peticiones.

No olvides retirar el excedente de comida para no ensuciar el agua.

 

Esperamos que estas indicaciones os sirvan a la hora de adoptar a una tortuga de agua o de criar a la que ya tenéis.

Gato Cosmico

Autor: Gato Cosmico

Amante de los animales, rescatista a medio tiempo, voluntario en jornadas de esterilización y actor porno frustrado.