El peligro del sodio en la alimentación de tus mascotas

Muchos dueños de mascotas se preguntan sobre el sodio (la sal) en la alimentación, ya que creen que los perros y gatos no pueden consumirlo. De hecho, muchas personas elaboran comida para sus perros o gatos de la siguiente forma: pollo, arroz, zanahorias, sin condimento y sin sal.

No obstante, este tipo de alimentación en realidad se encuentra desbalanceada; tanto para perros, como para gatos.

Sin embargo, antes de hablar del sodio o sal en la alimentación de tus mascotas, es importante decir que si deseas cambiar la alimentación de tu perro o gato; siempre debes acudir con anterioridad a una cita con un veterinario, de preferencia nutrólogo; esto porque existen muchos estudios en torno a la alimentación de los animales, y el alimento debe ser un todo equilibrado para que la salud de tu mascota no se encuentre en riesgo. El arroz será pesado, el pollo y la zanahoria también, y además se puede colocar algo sal, aceite de oliva y algún suplemento vitamínico y mineral en la cantidad adecuada para cada animal.

A continuación, respondemos a las principales dudas acerca del peligro (o supuesto peligro) de la sal en la alimentación de tus mascotas:

¿Qué es la sal de cocina y cuáles son sus efectos?

La sal de cocina tiene básicamente cloruro de sodio (NaCl) y hoy en día yodo. El sodio es un mineral esencial para la vida, se encuentra en la sangre y fluidos del cuerpo. Básicamente, el sodio es el responsable de diversos procesos en el organismo, como son los impulsos nerviosos, la regulación del equilibrio ácido-básico, la regulación de la presión osmótica, el mantenimiento del volumen extracelular y el potencial eléctrico de la membrana celular. Puesto que el yodo se añade a la sal para ayudar en las funciones de la tiroides, la deficiencia de la misma puede llevar al individuo o animal a problemas de este importante órgano.

¿El sodio sólo se encuentra en la sal de cocina?

No. Es importante decir que el sodio se encuentra en muchos alimentos, como por ejemplo, las carnes no procesadas, en la leche e, incluso en el agua. En realidad, la mayoría de los alimentos que consumimos cuentan con una dosis de sal.

Entonces, ¿por qué se coloca en la alimentación de los animales si ya existe en otros ingredientes?

Muchas veces se hace esto debido a que la cantidad de sodio en estos alimentos no es suficiente. Sí la sal puede dar sabor a la comida que consumimos a diario; también debemos entender que lo hace para los alimentos consumidos por nuestras mascotas.

En este punto, la industria de la ración no puede superar la cantidad de 0,3% de sodio en su formulación, ya que este valor garantiza que el animal necesita una cantidad suficiente de sodio.

¿Y si pongo sal en exceso en la comida de mi perro o gato? ¿Puede enfermarse?

En realidad todo en exceso hace daño, y con la sal no será diferente; sin embargo, un buen número de estudios muestran que para un perro sano; si consume sal en exceso, pero cuenta con agua disponible, él mismo va a eliminar ese exceso, ya que beberá más agua, y con este aumento de suministro de agua, aumentará la excreción de orina, lo que va a eliminar la sal y el agua en exceso. Por su parte, para los gatos, el sodio recomendado es de hasta 15g/kg; esto, en animales completamente sanos.

¿Cuándo es perjudicial el sodio?

Cuando nuestra mascota ya cuenta con alguna enfermedad, como es el caso de la hipertensión, problemas cardíacos, renales o cálculos urinarios. Así, en estos casos se recomienda la reducción del consumo de sal, aunque esto no significa no tener sal, sino que debe de reducirse la porción de la misma. No obstante, cualquier alimento deberá de ser tomado en cuenta, desde la alimentación hasta los aperitivos y el agua.

Debemos de tener siempre en cuenta que una cantidad excesiva de sal en la alimentación de tus mascotas puede provocar ataques epilépticos e, incluso, desembocar en coma y muerte. Así mismo, los alimentos excesivamente salados (y si son dados con frecuencia) constituyen un peligro real si el perro no cuenta con agua a su disposición.

Si vas a suministrar algún alimento salado a tu mascota (sin importar si es perro o gato), no te olvides de dotarlo con el agua suficiente para que pueda regular la cantidad de sodio en organismo.

¿Y si opto por no agregar sal a la comida de mi mascota?

Así como el exceso puede hacer daño en casos específicos, la falta de sal también afecta el estado de nuestra mascota. La escasez o reducción importante de sodio puede llevar a un aumento de la frecuencia cardíaca, deshidratación (ya que la sal es responsable del equilibrio hídrico), y sequedad de las mucosas, entre otros síntomas y padecimientos. En el caso de los gatos, puede producirse la pérdida de peso, lo que puede poner en peligro el desarrollo; aumentando la ingesta de agua y también de producción de orina.

Por lo tanto, en resumen, la sal es importante para la vida de los seres vivos (seres humanos y animales), ya que participa en diversas funciones esenciales del organismo. Así, en el caso de mascotas sanas; aunque se produzca un aumento de la ingesta de sal, si el animal cuenta con agua disponible; va a tender a autorregularse, aun así existe un valor recomendado de sal en la alimentación de los animales, que es seguida por la industria de la ración. En caso de que tú mismo lleves a cabo la planificación de la alimentación de tu perro o gato; necesitarás de la orientación de un veterinario nutrólogo; ya que él será la persona indicada para establecer la cantidad correcta de sal el caso particular de tu mascota. En el caso de animales con enfermedades cardíacas o renales, debe ser analizado el caso, aunque la ingesta de sodio no debe de eliminarse por completo en ningún caso.

Gato Cosmico

Autor: Gato Cosmico

Amante de los animales, rescatista a medio tiempo, voluntario en jornadas de esterilización y actor porno frustrado.